Por si te olvidas de mi...

miércoles, 20 de mayo de 2009

Perversión, lujuria…placer


A mis lectores hoy les propongo un juego de adivinanzas.
Tal como indica el titulo vamos a jugar a ver si descubrís mi más oscura perversión…? Aquella que incluso, sé, que comparto con muchos de vosotros.

Un placer que mueve tus sentidos, que invade tu alma, tu cuerpo, que eriza tus vellos, contrae tus músculos, tensa tu piel, llenándote de una verdadera sensación de plenitud. Un placer que a veces te deja a medias, te promete que alcanzarás la gloria, que te creerás subido en una montaña rusa, pero que al final , plaf¡, solo será una tranquila noria, te deja peor que empezaste, y te llena de nostalgia por lo que pudo haber sido.
Este mismo placer también te puede defraudar, ni siquiera prometerte nada, ni dejarte atisbar la diversión, sino que simplemente ni empieza, en resumen te sume en la más grande de las desesperanzas.
Pero finalmente está el último placer, el rey, el dios, el amo de los placeres, ese que te envuelve, te hace reír, a otros llorar, otros se enfadan, se enrabian, se crispan, enloquecen o incluso te hace pelear. Ese que te lleva a mundos de fantasías, a realidades paralelas, a lugares desconocidos; el mismo que te hace transvestirte, ya sea en doncella del siglo XIX, en protagonista de manga, o en superheroina. Es un placer que tras probarlo se convierte en vicio, en obsesión, obnubila tus pensamientos, protagoniza tus profundos sueños, completa las horas de tu día, e incluso te hermetiza entre sus brazos para no dejarte escapar. Te hace sentir totalmente dominado, poseído, manipulado, pero a cambio te proporciona mucha satisfacción.

Un placer que muchos conocéis y ahora solo tenéis que hallar su esencia, es decir su nombre…

LECTURA.